Parte 1: Un buen diseño de interfaz puede garantizar el éxito de un proyecto

Por MaxMendez -- 04 de Julio 2013

La interfaz de usuario de un sitio web o aplicación en general, ayuda en gran medida al éxito de un proyecto, esto debido a que en la actualidad los usuarios tienen decenas de opciones, por lo que debemos crear los productos orientados a que sean fácilmente comprendidos por los clientes. Cuando un producto tiene una correcta interfaz gráfica se afecta directamente las tasas de conversión y el valor percibido por el usuario.

Cuando se trabaja en el diseño y desarrollo de una interfaz gráfica podemos poner a prueba una variedad de conceptos, consejos y técnicas, es por esto que he decidido compartir en español la información que se comparte en http://www.goodui.org, sitio web que recopila una variedad de ideas las cuales se pueden aplicar cuando se trabaja en una interfaz.

1. Utilizar en la medida de lo posible una sola columna
La utilización de una sola columna en el esquema de maquetación de un sitio web, disminuye la posibilidad de pérdida de atención en el objetivo de la información desplegada, permite además poner mayor atención en cómo guiar al lector a través del sitio, finalizando con una llamada a la acción.

2. Considerar realizar un regalo para fomentar la venta
El realizar un pequeño obsequio, es una forma amistosa y eficaz, para persuadir al cliente finalizar la compra. Cuando nuestro producto es bueno no hay mejor forma para demostrarle al cliente lo bueno de ese producto que dando una muestra gratis, el regalar un tiempo de prueba cuando se trata de vender un servicio es una gran forma de cerrar una venta.

3. Agrupe la información similar, evitando así la fragmentación
Cuando estudiamos toda la información que debemos incluir en la interfaz, se suele planificar crear una variedad de secciones, elementos o características con funcionalidades similares o iguales. Es por esto que se debe asegurar mediante revisiones continuas, que esto no ocurra. En la mayoría de las ocasiones entre más fragmentada se encuentre la información y funcionalidades, mayor curva de aprendizaje existirá en el uso de la interfaz.

4. Considerar incluir comentarios y reseñas de los clientes
Se debe evitar siempre hablar de uno mismo, en su lugar una buena táctica es incluir los comentarios de los clientes, ya sea sobre su empresa, sus servicios o la oferta en específico que se quiere resaltar. Esto puede permitir transmitir una mayor confianza y persuadir al cliente.

5. Refuerce su llamada a la acción principal a lo largo del despliegue de información
Cuando se está trabajando con una página muy larga, se debe considerar el reforzar la llamada a la acción, creando una llamada a la acción más suave al inicio de la página y poner la llamada más fuerte al final, siendo lo último que visualizará el usuario y se pregunte qué debe hacer. Se puede suavizar una llamada a la acción estilizándola de una forma menos notable que la principal.

6. Es importante realizar pruebas de estilos de los elementos interactivos
Es importante ayudar al usuario a comprender la interactividad de los diferentes elementos de una interfaz, como también las acciones que deseamos que lleven a cabo. El uso de sombreados, colores, contrastes y demás técnicas visuales posibles, es una herramienta fundamental para dar contexto y sentido al diseño. Sebe de evitarse el difuminar los elementos del diseño, con el fin de facilitar la compresión de como navegar por la interfaz y la relevancia de cada objeto de la composición. Es por esto que se deben realizar pruebas de los estilos, pero tampoco excederse en esta tarea con más de tres esquemas.

7. Recomiende al usuario cuando se realizan despliegues de información para la toma de decisiones
El cliente por lo general requiere de un empujón para tomar una decisión, es por esto que se debe recomendar con el fin de facilitarle dicha acción. Cuando tratamos con páginas de productos o servicios, es aconsejable resaltar uno de los productos con el fin de guiar al usuario a la compra del mismo, disminuyendo de esta forma la parálisis de análisis, cuando se requiere seleccionar un producto u otro.

Por: Max Méndez.